Buscar este blog

* indicates required
Sí, te estás suscribiendo a mi lista de mail, pero no te preocupes, yo también odio el spam. Además, puedes desuscribirte cuando quieras.

Demasiado juego


Minicuentos_logo
 
   Saltó otra vez, con fuerza. El piso de madera crujió y tembló, algunos muebles oscilaron.
   ―¡Basta! ―gritó su madre, de espaldas, desde la cocina.
   Chilló también la vecina de abajo.
   El niño sonrió astutamente. Volvió a trepar, hasta donde sus cabellos rozaban el techo. Balanceó los brazos, dobló las rodillas… Saltó.
   El piso, cansado de los embistes, abrió un hueco.
   La vecina retuvo el grito mientras lo veía caer a través de su techo, y su piso.
   Mientras el niño seguía bajando, su madre soltó un suspiro.
   ―Por fin haces caso. Ahora quédate quieto un poco, te llevaré la merienda.


   Este minicuento se publicó originalmente en el blog Hojas de cuentos, el cual estuvo activo durante varios años. Allí apareció en diciember de 2014.


Este minicuento forma parte del recorrido de la fuerza, ¿te animas a seguirlo? Puedes acceder al siguiente a través de la palabra clave o desde aquí Recorrido_logo.

Seguir leyendo...

Besos


Minicuentos_logo
 
   —Te amo —susurró Emilio.
   Inés sonrió y le rozó el brazo. Emilio asintió, contuvo la respiración, y volvió a su tarea.
   —Casi nada —murmuró ella—; falta poco.
   Él volvió a asentir y serruchó con más fuerza. Inés se mordió el labio y se acercó con cuidado; sopló suavemente sobre la oreja de su amante.
   Emilio sonrió, sin mirarla. Inés buscó su boca. Él se detuvo.
   —Un poco más —masculló sobre los labios de ella.
   —Encenderé el auto —suspiró Inés.
   —Antes de levantarse, se inclinó sobre su ex-marido y le dio un frágil beso sobre la frente manchada.


   Este minicuento se publicó originalmente en el blog Hojas de cuentos, el cual estuvo activo durante varios años. Allí apareció en agosto de 2012.


Este minicuento forma parte del recorrido de la fuerza, ¿te animas a seguirlo? Puedes acceder al siguiente a través de la palabra clave o desde aquí Recorrido_logo.

Seguir leyendo...

¡Asesinato!


Minicuentos_logo
 
   Asesinato.
   La palabra navegó de boca en boca. Se hinchó y se infló con la fuerza de la marea de murmullos. Se susurró, se murmuró y finalmente se gritó. ¡Asesinato!
   El hombre yacía en un costado de la sala. La mesa, con la pata rota; la silla, en un rincón. Un charco corría como arroyo cobrizo.
   Los vecinos clamaron justicia.
   El difunto se movió.
   ―¿Eh…? ―babeó rodando sobre una caja aplastada.
   El vaho de su aliento acalló cualquier rumor.


   Este minicuento se publicó originalmente en el blog Hojas de cuentos, el cual estuvo activo durante varios años. Allí apareció en octubre de 2011.


Este minicuento forma parte del recorrido de la fuerza, ¿te animas a seguirlo? Puedes acceder al siguiente a través de la palabra clave o desde aquí Recorrido_logo.

Seguir leyendo...

Cuatro tipos de libros de fantasía que deberías conocer


Otros_logo

   Llevo bastante tiempo hablando de la literatura fantástica, casi una obsesión, ¿no? En el post anterior divagaba un poco sobre mi elección de este género, en este espero brindar un poco de información más práctica.
   A continuación, dejo un pequeño listado de algunos de los sub-géneros de la literatura fantástica:
 

Tipos de fantasía en la literatura

 
  •    Alta fantasía
  •    Llamamos así a la fantasía estilo Tolkien (sí, él marcó un estilo). Estamos es un mundo completamente diferente del nuestro, muchas veces basado en sociedades medievales, lleno de personajes no-humanos y con una prosa que busca la belleza. Es muy buena, cuando está bien hecha; es muy fácil excederse y caer en el disparate.
 
    Escritura_logo
  •    Fantasía cómica
  •    Y ya que caímos en el disparate, nos quedamos en él. Todos los géneros pueden ser parodiados, ¿por qué no éste? Si bien el objetivo principal es hacer reír, también puede tener un aspecto serio y profundo. Otra vez, no hay que exagerar ya que parodia no es lo mismo que un sin-sentido enorme. Suele haber un análisis inteligente detrás de la parodia.

  •    Fantasía urbana
  •    Traigamos la fantasía al aquí y al ahora, la mayoría de nosotros viene en una urbe, así que las leyendas tienen que venir a donde estamos. Las criaturas fantásticas se insertan en el mundo real y cotidiano. El mayor reto es justamente cómo explicar esa inserción y cuánto se va a incorporar; si, por ejemplo, es solo magia, sería más fácil de disfrazar que dragón completo.

  •    Fantasía oscura
  •    Adiós a los finales felices y hola a la violencia sin fin. Esta es la elección para los extremistas. Las cosas malas no dejan de ocurrirle a los personajes y a ellos no parece asombrarles porque así es su mundo: oscuro. No creo que haga falta decir lo fácil que es excederse en ese aspecto. Pero también da la oportunidad de profundizar en temas que no suelen tocarse demasiado en los demás tipos.
  
   Como nada en la vida es absoluto, estos géneros pueden mezclarse en diferentes medidas, aunque, en general, una obra suele tener más de uno en particular. Por ejemplo, mi última novela es una fantasía urbana.
   ¿Cuál es el sub-género que más les gusta? ¿Creen que faltaba alguno importante?
 

¿Quieres un resumen de la definición de literatura fantástica y los tipos de fantasía?
Obténlo gratis al suscribirte a mi lista de correo.

* indicates required

Sí, te estás suscribiendo a mi lista de mail, pero no te preocupes, yo también odio el spam. Además, puedes desuscribirte cuando quieras.


Seguir leyendo...

Una cerradura para cada llave


Cuentos_logo
 
   Se levantó de golpe. Se sentó en la cama, y se arrepintió de inmediato. La cabeza le latía como el corazón de un elefante. Volvió a recostarse en la cama y trató de recuperar la respiración. Tuvo que cerrar los ojos para evitar la luz que ingresaba a través de la ventana cuya persiana había olvidado bajar. Se pasó la lengua por los dientes y sintió arcadas. Apoyó el dorso de la mano sobre la boca y esperó a que se le pasaran.
   Cuando pudo abrir los ojos otra vez, miró al reloj en la mesa de luz: ya había pasado el mediodía. Frunció el ceño y se dejó caer sobre la almohada.
   Pasaron varios segundos antes de que susurrara:
   —Domingo.
   Cerró los ojos de nuevo un instante y respiró profundamente. Cuando volvió a divisar su habitación, ésta se hallaba inmóvil. Levantó las manos para correr los cobertores y sintió algo pesado en su mano izquierda. La abrió con una mueca de dolor. Había apretado tanto el objeto que se le había incrustado en la palma y en los dedos. Lo observó un largo momento. Le llevó tiempo darse cuenta de que era una llave. Una de esas antiguas, pesada, con dos dientes y con un mango trabajado.
   —¿De dónde es? —musitó sin dejar de mirarla.
   Se levantó de la cama y la comparó con las suyas. No era similar a ninguna. Inspiró e hizo un esfuerzo por recordar la noche anterior. ¿De quién sería esa llave? ¿Por qué la tenía ella, tan apretada en su mano?
   Aun sin un solo recuerdo en su mente, fue hacia la ducha. El latido detrás de sus ojos y la sensación de su boca le decían que había estado en un bar la noche anterior, pero no sabía nada más. Revisó todas las cerraduras de su casa, no encajaba en ninguna.
   Llamó a sus amigos.
   Ninguno de ellos había perdido una llave. Ella no podía hacer nada más que observarla sobre su palma mientras hablaba con cada uno de ellos. Incluso conversó con algunos que no habían ido al bar la noche anterior ya que no recordaba quiénes habían estado allí y quiénes no. Tampoco se acordaban muchos de ellos. Por lo menos sabían que habían llegado todos juntos; sin embargo, entrada la noche se habían perdido de vista. Ella declinó una invitación para verse esa noche y, luego de colgar, ya no llamó a nadie más.
   Pasó la tarde del domingo revisando cada parte de su casa, cada cajón, cada baúl, caja o cualquier cosa que pudiera tener una cerradura. No encontró ninguna donde encajara la llave. A pesar de ello, no podía dejar de mirarla, sentía algo familiar respecto a ella. Y haberla tenido apretada con tanta fuerza tenía que significar algo.
   A la noche, con la casa patas para arriba, se dio un baño cliente y volvió a meterse en la cama. No fue hasta que oyó rezongar a su estómago, que se dio cuenta de que no había comido. No quiso levantarse. El dolor de cabeza por fin se había ido, aunque todavía estaba exhausta y al día siguiente era lunes.
   Dejó la llave sobre la mesa de luz y se durmió casi sin proponérselo.
   Cuando se despertó por la mañana, tenía la llave otra vez en la mano, la notó apenas abrió los ojos y no la vio en la mesa de luz. Sintió pánico.
   Después de mucho dudarlo, se decidió a llevar la llave consigo al trabajo. Luego de que varias personas le preguntaran por la noche del sábado, notó que algunos de ellos habían estado en ese bar. Sin embargo, ninguno recordaba haberse ido de allí con ella, ni tampoco perder nada en ese lugar.
   Durante la hora de almuerzo, se quedó en la oficina para probar la llave en cada una de las cerraduras, en cada uno de los cajones que encontró. Volvió a sentarse en su silla con un suspiro. No funcionaba en ninguna. Miró la llave otra vez, y tuvo que guardarla cuando comenzó a retornar la gente.
   De regreso a su casa, pasó por el bar al cual habían ido el sábado, parecía no más que una casa vieja. Llamó repetidas veces, incluso golpeó y dio gritos. Estaba cerrado. Era lunes, después de todo, y ni siquiera había llegado el atardecer.
   Siguió camino hacia su edificio. La mano en el bolsillo, apretando la llave.
   Sabía que había algo distinto mientras andaba y no terminó de entenderlo hasta que llegó a la puerta de su casa y sacó la mano con la llave desconocida. Estaba latiendo contra su palma. No se veía diferente, sino que la sentía, sentía los pequeños latidos acompasados al suyo y entonces recordó algo.
   —No puede ser —susurró sin dejar de mirar la llave en su mano, aun parada frente a la puerta cerrada de su casa.
   El recuerdo fue fugaz: solo una visión del bar y un cuarto trasero, uno con menos gente, menos ruidos y algunas bebidas extrañas. La memoria se detuvo allí.
   Ella esperó un poco más, ninguna otra imagen entró en su mente. Le costó quitar la llave de su vista para abrir la puerta de su casa.
   —Una vez dentro, no podía parar de moverse de un lado a otro, con la llave en mano, aunque no hacía nada en particular. Si bien quería regresar al bar, sabía que seguiría cerrado. Solo podía esperar. Se llevó las manos a la cabeza y bufó. Luego recorrió el departamento en busca de algo de beber; lo único que encontró para distraerse fue dormir.
   Durmió hasta el mediodía del día siguiente, después de haber llamado para avisar que estaba enferma. Y se quedó en la cama hasta que se hizo de noche. Entonces se vistió con rapidez y fue al bar. Había poca gente esa noche, no obstante, ella no se fijó en nadie, llegó al pequeño cuarto como si lo conociera.
   Allí había algunas personas que la miraron durante un momento, y nada más. Los tragos estaban servidos en las diferentes mesas, como si estuvieran dispuestos para que los tomara quien quisiera. No parecían tener nada de particular salvo que daban la sensación de latir como la llave. Tomó uno en sus manos y los recuerdos la abatieron.
   Con los ojos todavía agrandados y conteniendo la respiración, soltó el vaso y sacó la llave. No le importó la gente que la miraba mientras ella se levantaba la ropa y encajaba la llave en su ombligo. Ajuste perfecto.
   Ella parpadeó.
   —Pero ¿qué abre?
   El latido le quemaba la mano sudorosa que no se animaba a girar.


   Este cuento se publica por primera vez. Forma parte de los retos de escritura del portal El libro del escritor, pasen por allí a ver los retos y participantes. En este caso elegí Escribe un relato en el cual el personaje principal se despierta con una llave agarrada en su mano. Céntrate en cómo llegó a tener esa llave y qué abre.


Este cuento forma parte del recorrido de la llave, puedes acceder al siguiente a través de la palabra clave o desde aquí Recorrido_logo.



¿Te gustan los cuentos? ¿Te gusta la mitología?
¡Entonces te va a gustar este libro!

Tapa_cuentos_mitologicos
Consíguelo gratis al suscribirte a mi lista de correo.

Seguir leyendo...

¿Por qué elijo la literatura fantástica?


Otros_logo

   Si pasaron suficiente tiempo en el blog o si conocen mis libros, saben que mi mayor foco está en la literatura fantástica. Tal vez, en algún momento, se preguntaron por qué este género y no otro. Bueno, eso es algo que yo también me cuestioné y voy a tratar de contestar ahora.
   Primero lo primero. ¿Literatura fantástica es lo único que leo y escribo? Respuesta: no. En la lectura puedo pasar por casi cualquier género, aunque me echan un poco para atrás las novelas históricas. Si les interesa, pueden ver aquí qué ando leyendo y qué leí. Si bien últimamente me focalizo en el género, tuve mis momentos de leer solo terror o libros whodunit (recuerden que empecé a leer décadas antes de Goodreads). En cuanto escritura, en general exploro otros géneros en los formatos breves, como cuentos o Aglaya.
 

¿Por qué la mayoría de mis libros son de fantasía?

 
   El primer punto de contacto con la fantasía pura (que recuerdo) fue El señor de los anillos. Pero si analizo mi gusto por los cuentos extraños y maravillosos, terminar en la literatura fantástica me parece lo más natural. Las razones que me atraen para escribir en este género son las mismas que me invitan a leerlo, por ejemplo:
   La absoluta libertad de creación. Sí, el mundo y sus elementos tienen que ser coherentes, pero más allá de eso, no hay límites. Puede ser lo que uno quiera y me encanta explorar los límites de la realidad. ¿Se puede hacer de otro modo? Claro, aunque me parece que no tanto en otros géneros.
Escritura_logo   También está el espíritu de asombro. La literatura fantástica, si bien no es un lo mismo que lo extraño, ofrece un punto de quiebre con la realidad, una vuelta de tuerca y la capacidad de dejarte asombrado con lo que en el mundo ordinario puede ser lo más cotidiano. (Sí, está muy relacionado con el punto anterior.)
   Y por supuesto, el componente humano, otro de los lugares de exploración. Porque, aunque haya elfos o magos, siempre estamos hablando de nosotros, siempre estamos hurgando en nuestra propia humanidad. ¡Y qué mejor que hacer eso despojando al ser humano de varias de sus características o cambiarlo y convertirlo en otra cosa! (Después de todo, me gusta la mitología, ¿no?)
   En conclusión, creo la literatura fantástica es un género donde todavía hay mucho que explorar y me encanta la posibilidad de crear nuevos mundos, aun cuando están dentro de este, y conocer a todos sus habitantes, desde todos los ángulos posibles.
   ¿Y ustedes por qué eligen la literatura fantástica?
 
Mi última novela publicada, Antifaces, tiene una nueva reseña.
 

¿Quieres un resumen de la definición de literatura fantástica y los tipos de fantasía?
Obténlo gratis al suscribirte a mi lista de correo.

* indicates required

Sí, te estás suscribiendo a mi lista de mail, pero no te preocupes, yo también odio el spam. Además, puedes desuscribirte cuando quieras.


Seguir leyendo...